skip to Main Content
+51 997970887 foto@jaimequiroz.com

Paracas en bici

(Escrito original en abr, 2015)

 

La Reserva Nacional de Paracas es uno de esos lugares que merece estar en la lista de los más exclusivos destinos del ciclismo. Porque a pesar de no ser un lugar de gran derroche técnico, la posibilidad de pedalear en terreno seco, árido, arenoso, rodeado de un desierto inhóspito y rodeado de playas es simplemente fantástico. 
Eso sí, para pedalear en Paracas (como en muchos lugares) necesitas un plan de ruta, aquí el viento es muy fuerte por las tardes, y si es en invierno hay posibilidades de una gran paraca, el viento ancestral que borra todo con su poder, por lo que además de salir a pedalear muy temprano para aprovechar en poco viento en contra hay que monitorear la intensidad de los vientos según la temporada a visitar. De las lluvias ni preocuparse, en Paracas la lluvia es casi improbable.

PEDALEANDO

Para gustos y colores hay varias rutas:

Si eres pistero y no quieres tierrita, saliendo de Paracas tienes dos opciones, o vas pegado a la bahía y te vas hasta el final de la pista (cuidado con los autos y camiones) rumbo al Terminal Portuario por una linda pista asfaltada que termina justo en el lado opuesto a la zona de casas y hoteles, o apuntas al sur y vas como yendo a bahía Independencia por una pista en no tan buen estado, pero pista al fin, Si llegas allí habrás llegado al lugar donde el cuento de Abraham Valdelomar creó la leyenda popular que cuenta que en Bahía Independencia San Martín se iluminó al soñar con los flamencos blancos con alas rojas, para crear nuestra primera blanquirroja, la verdad es que se diseñó en Pisco, en la casa que servía de Cuartel General y donde pasó varios meses, antes de continuar hacia Huaura para terminar de cortar las rutas de los españoles y dejar a Lima sola y rodeada pues Cochrane se iba a encargar de derrotar a la flota naval española.

Dejando de lado la historia, después tenemos 2 rutas y en medio una mini vuelta entre Playa Roja y Catedral, ideal para los principiantes pues no les toma más de 25Kms y con muy pocas pendientes.
Esa vuelta cortita, para los más duros, la pueden sumar a las otras dos rutas, la primera, la más larga, recorriendo toda la línea costera desde La Catedral hasta Playa Mendieta, donde corresponde un merecedor baño en las frías aguas del Pacífico. Ruta extensa y a la vuelta, cerca del mediodía esperen por buenos vientos que viniendo del sur te empujan de retorno hacia el punto de inicio, la playa conocida como el Chaco, en la bahía. Si hay soporte de auto podrían aventurarse hasta Laguna Grande en Bahía Independencia, por lo menos serán unos 15 a 20 Kms más, para que completen casi los 100Kms de ruta.
La segunda opción, una ruta más montañera, no recomendada si tienen miedo a las alturas y si no se han preparado físicamente para este reto. Esta ruta nos lleva vía Lagunillas a hacer dos cruces de montaña, muchos acantilados, pasando por Mirador de Lobos, dos grandes descensos y finalmente cierra cruzando el Kraken: el desierto que hay que cruzar con el calor de mediodía, además si quieren aventurarse más y el tiempo y los vientos lo permiten hay un desvío hacia un mirador de playa escondido hacia el oeste. Al cruzar el Kraken de forma directa y sin escalas llegarán hasta la pista de asfalto que llega al Terminal Portuario, desde ahí y ya por pista iniciarán el feliz retorno con la misión cumplida.

Eso sí, ni se les ocurra cruzar las montañas del lado oeste de la Península, si hacen eso estarán yendo hacia el Candelabro, y por seguro la policía y los guardaparques los detendrán y por lo menos se llevarán una buena reprimenda.

Ahora, si no son grandes cleteros, pero son buenos aficionados a la bicicleta y quieren darse un paseíto para salir de la monotonía, vayan a pasear por la bahía y como conociendo, visiten el monumento a la Independencia a la entradita de Paracas o visiten el Centro de Interpretación de la Reserva a menos de 5 kilómetros del puerto del Chaco. No hay excusas.

Agregue un comentario

×
Hola, algún proyecto en mente?