skip to Main Content
+51 997970887 foto@jaimequiroz.com

Huancaya es con A

(Escrito original en may, 2012)

 

Huancaya, ubicada en la Reserva Paisajistica Nor Yauyos Cochas al este/sur-este de la capital tiene al Pariacaca como su montaña sagrada.
Alrededor del Pariacaca y otros nevados arriba de los 5000mt., fluyen diversos caminos, como los caminos pre-incas que unían Jauja con Pachacámac, o el que conecta al río Cañete y que viene desde el poblado de Tanta a la costa y todos los senderos que siguen conectando a los poblados arriba de los 3000 metros de altitud.

Para llegar a Huancaya hay 3 formas típicas de entrar (y las más usadas) con camioneta: por Pachacayo (carretera Central) pasando por las tierras altas y sus nevados hacia Vilca, también por Huancayo y Chupaca vía asfaltada que llega hasta el poblado de Alis para tomar el desvio a la derecha que sube a Huancaya y desde luego por la costa pasando por Lunahuaná.
Por esta última, la que recomendamos para los que venimos desde Lima, 8 horas sin paradas. Salir de madrugada y desayunar en el camino es lo recomendable.

Una vez arriba, en Huancaya, encontrarán hospedajes básicos de los pobladores o las municipalidades, comida típica, no esperen nada gourmet, trucha o pollo frito todo el tiempo, pero gente de gran cariño, conversadora, así que sin temor contacten a cualquiera y verán lo bueno que es pasar unos minutos aprendiendo de su vida diaria: agricultores, arrieros, ganaderos.

Cosas que resaltar de la experiencia de viaje, en especial para los que nos gusta la actividad turística: la gente necesita capacitación en atención de hospedajes y restaurantes, desde como freír papas, ofrecer tal vez alguna otra forma de preparar que no sea la trucha frita con arroz, de hecho no hay que volverse muy gourmet pero si darle variedad. A nivel productos, solo producen queso, me contaron que tuvieron proyecto de yogurt pero el negocio no funcionó, tal vez el mercado no era el correcto, y es que Huancayo tiene queso y yogurt a montón y Lima está muy lejos y no hay camión de frío para llevarlos, tal vez Lunahuaná y sus turistas limeños de fin de semana serían una opción, quién sabe. Sus ponchos ahora los tejen en Jauja, el pan viene de Huancayo ya frío, solo Huancaya tiene su panadería que abastece solo al pueblo y que fue desarrollada  por la Muni pero no produce pan serrano, sino pan limeño, alucinante.
No hay artesanía ni para llevarse un recuerdito que los chicos sobre todo valoran mucho, y es que la economía se mueve en base a papa, oca, haba, leche, queso, al menos oí por altoparlantes que la Municipalidad está dando cursos a los comuneros para mejorar actividades económicas locales, la pregunta que flota: a que mercado van? El turismo puede ser una buena opción en los meses secos y los otros 6 meses?

Ir a Huancaya es de por sí una buena aventura, con super paisajes de postales y gente de clase A y no por su dinero por cierto. Invitados están de disfrutar estas soleadas, apacibles y hermosas tierras altas de nuestra Lima, tan gris y fría en los meses de invierno.

La zona es una belleza, no tan complicada de andar, pedalear o manejar, no como antes que era una aventura entrar por pistas innombrables, casi sin hospedajes, Huancaya y los pueblos de los alrededores: Vitis, Vilca, Laraos y sus interminables y milenarios andenes, Tomas, Alis, tienen servicios básicos y sus pistas a pesar que siguen siendo angostas son muy manejables. De hecho lo que no se debe dejar de visitar son las cascadas de Vilca y si tienen un poco más de tiempo y aire entrar a su Bosque del Amor. De seguro quedarán encantados.

Agregue un comentario

×
Hola, algún proyecto en mente?